Jesús dijo

"pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo,
y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra".
Hechos 1:8

Un blog de Ministerios Jesús 24x7®

martes, 1 de enero de 2008

Del contenido y la organización de la información

Es importante definir lo que en este sitio significarán las etiquetas de "Nivel de Formación". No se pretende dar mayor o menor importancia, desde una visión personal, a un tema en particular; lo que buscamos es organizar la información dentro del blog para que sea fácilmente consultada y aplicada. Prácticamente todos y cada uno de los artículos estarán identificados por una de estas etiquetas de "Nivel de Formación", además de una o más etiquetas que indicarán el tema y categorización a la que pertenecen.

Nuestra comprensión del esquema general de capacitación y entrenamiento que nuestro Señor Jesucristo usó con sus doce discípulos, se resume en lo siguiente:

1. "Vengan, síganme" (Mateo 4:19a) - Debemos llegar a Jesús primero (convertirnos con todo lo que esto significa) para inmediatamente comenzar a seguirle, esto es, ser sus discípulos. Nadie es pescador de hombres si no es un verdadero cristiano primero.

2. "y los haré pescadores de hombres" (Mateo 4:19b) - Una vez cubierto el primer requisito (llegar a Él y seguirle), Jesús nos promete hacernos pescadores de hombres. El proceso inicia una vez que estamos con Él y le comenzamos a seguir. Pero es importante entender que esta es una promesa en la que subyace una orden. Jesús no pregunta si deseamos ir a Él y seguirle para convertirnos en pescadores. Tampoco nos dice que vayamos a Él y le sigamos y entonces tal vez, queramos ser pescadores de hombres. Él dice que vayamos, le sigamos y que nos hará pescadores. No hay pregunta. No hay solicitud de opinión. Nos hará y seremos, siempre y cuando hayamos verdaderamente llegado a Él y le sigamos.

3. "y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra" (Hechos 1:8b) - El ser instruidos, enseñados, capacitados y finalmente hechos pescadores de hombres inicia, como ya lo dijimos, desde el momento en que Jesús nos salva y continúa todos los días, en cualquier lugar que estemos o vayamos y hasta que nos llama a su presencia. El creyente debería considerarse, desde que se convierte y hasta que muere, un pescador para el Señor. Entonces, prepararse para y vivir como un pescador de hombres, debería ser parte integral de nuestra vida y no una actividad opcional u ornamental.

Basados en estos tres puntos y sabiendo que ser discípulo de Jesús es una actividad de tiempo completo y de toda la vida, es que iremos agrupando los artículos en los siguientes "Niveles de Formación":

Pescadores 101
Asuntos básicos que necesita cada cristiano revisar. Incluye confirmación de la fe, seguridad de la salvación y discipulado. Nadie que no sea verdaderamente cristiano puede ser pescador, así que es necesario pasar por este nivel de auto examen para saber que estamos en la fe e iniciar, retomar o continuar con nuestro discipulado.

Pescadores 201
Capacitación específica para Evangelismo. Mapas, textos, Qués y Cómos. Todo basado estrictamente en la Palabra de Dios y como nos lo mostró nuestro Maestro. También abarca temas de discipulado. Para iniciar con nuestra preparación y trabajo de pescadores, sólo se requiere de un pasaje bíblico y nuestro testimonio, sin embargo, es importante desear y buscar conocer y entender, hasta donde nuestra mente finita alcance, el Evangelio y para ello, conocer los textos que hablan de la salvación, la redención, la justificación, la fe y todos los temas involucrados, se hace necesario. El Espíritu Santo nos dará las palabras cuando llegue el momento de testificar (si nos hemos puesto en sus manos) pero es nuestra responsabilidad llenar nuestra mente y nuestro corazón con las Escrituras y con el conocimiento del Evangelio de nuestro Señor Jesucristo, plasmado en su Santa Palabra.

Pescadores 301
Práctica con ejemplos reales: en vivo (video y audio), relatos, uso de las tecnologías (teléfono, televisión, Internet). Es un "nivel vivencial" en donde compartimos nuestras experiencias y las de otros en la evangelización. Necesariamente se incluyen temas de discipulado. Dice Bill Bright que solamente el 2% de los cristianos testifica a otros, así que la gran mayoría de nosotros, seguramente estamos en un nivel de aprendices. Compartir las experiencias nos ayuda a aprender. No importa el resultado que hayamos tenido en esas experiencias ya que, nuestro trabajo es tirar la red y el resultado, la obra, la hace el Espíritu Santo. Nosotros no convertimos ni convencemos a nadie; es el Espíritu Santo el que convence de pecado y de juicio y de justicia al hombre. Tirar la red es presentar el Evangelio, como es presentado en la Biblia, en palabras y en acciones.

Pescadores 401
Organización de proyectos de alcance y discipulado en nuestras iglesias. Si somos cristianos, nos hemos preparado como pescadores y estamos trabajando en lo que Jesús nos dejó como tarea permanente, entonces no hay razón para no estar involucrados en el trabajo evangelístico y misionero de nuestras iglesias. Es más, es imperativo. En este "Nivel de Formación" buscaremos recopilar y presentar programas de alcance que han surgido en nuestras iglesias y en otras iglesias alrededor del mundo para que puedan ser tomados como base en el lugar en que te congregas. Cada iglesia, en cada país, en cada ciudad es un caso particular, sin embargo, la presentación del Evangelio será siempre la misma. No debemos, porque no es bíblico, adaptar el mensaje, suavizar el tema del pecado y de la muerte eterna y del arrepentimiento. La intención es conocer, por ejemplo, un proyecto realizado en España y orar para que el Espíritu Santo nos guíe y nos indique si es su voluntad el que tomemos la idea y la apliquemos en nuestro país, de acuerdo a la situación actual y a la idiosincrasia de nuestro pueblo. Habrá lugares en donde no sea posible predicar al aire libre, pero siempre es posible testificar de uno a uno. Habrá otros lugares en donde la población se considere a sí misma "cristiana" en su mayoría y en otros, la mayoría se considerará católica. Habrá países en los cuales las personas abran fácilmente la puerta a un desconocido, pero en otros países prácticamente nadie abrirá la puerta a persona alguna fuera de su familia y amistades. Estos son algunos ejemplos de las diferencias que puede haber entre países, incluso del mismo continente, y que nos llevarían, después de ponernos en oración, casi seguramente a no aplicar uno u otro proyecto, por "bueno y bien planificado" que pareciera.

Quiero aclarar tres asuntos, para que no se malinterprete nada de lo que aquí se ha dicho.

En primer lugar, nunca declararemos que es necesario capacitarse por un tiempo definido para presentar el mensaje de salvación. El Espíritu Santo puede usar al recién convertido instantes después de su conversión para llevar a otros a los pies de Cristo, por lo que sabemos y lo decimos: los niveles de formación que aquí utilizamos son únicamente por cuestiones de organización de los temas; testificar a Cristo debiera iniciar en el mismo momento en que Él nos ha salvado.

En segundo lugar, creemos en un Dios Todopoderoso que puede derribar cualquier barrera, ya sea cultural, de idioma o de creencias y llegar a tocar los corazones hasta de los más acérrimos enemigos del Evangelio. Creemos que nuestro Dios nos puede llevar a extender su Reino más allá de nuestras expectativas, pues la obra y resultado son de Él y el es Dueño y Señor de todo y de todos.

En tercer lugar, en este sitio no se pretende "inventar" nada ni iniciar un movimiento nuevo ni reinterpretar las Escrituras ni crear una nueva forma de evangelizar. La intención que Dios ha puesto en nuestros corazones es buscar y poner a la disposición de su pueblo los recursos y materiales para prepararnos y poner en práctica, nosotros junto con todos ustedes, lo que ya deberíamos estar haciendo desde el mismo día en que Dios nos alcanzó y nos arrepentimos de nuestros pecados y pusimos nuestra fe en Cristo, porque desde ese día Él nos dijo: "Vengan, síganme y los haré pescadores de hombres".

Las Escrituras deberán ser la base de cualquier estudio en este sitio. Para nosotros, la Biblia es la Palabra de Dios; base, fuente y autoridad única de nuestra fe y de nuestra vida.

En Su amor,

Ministerio Jesús 24x7

.

Glosario Náutico

Algunos de los términos usados en los títulos de las secciones de este blog.

Adrizar: Colocar el barco en posición vertical.

Amarra: Hacer firme un cabo. También afirmar el barco a un muelle o boya.

Arranchar: Ordenar, acomodar las cosas a bordo.

Bita: Pieza metálica de uno o más brazos que sirve para amarrar un cabo o cable.

Derrotero: Publicación náutica que contiene instrucciones, datos e informaciones de interés para el navegante.

Rumbo: Angulo formado entre la línea de crujía y el norte.
.